Reflexiones de un veterano en el equipo

En primer lugar quisiera expresar mi agradecimiento a todos los jugadores, entrenadores y cuerpos técnicos que han hecho y siguen haciendo que el equipo de fútbol de Bernardos venga jugando en la liga provincial de Segovia, y de forma ininterrumpida, desde el año 1977. Se trata del único equipo en toda la provincia de Segovia que puede presumir de ello, a pesar de no ser precisamente un pueblo grande en número de habitantes, sino más bien todo lo contrario si se tiene en cuenta al resto de equipos que participan en la competición. Un mérito, pues, por partida doble.

A punto de cumplir 30 temporadas de existencia, el equipo de la Asociación se encuentra en una pequeña ‘crisis’ de jugadores del pueblo, uno de esos altibajos cíclicos que no es la primera vez que se produce (me comentan que hubo temporadas que se iniciaron y terminaron con sólo 13 jugadores). Menos mal a que a última hora se han fichado a 6 jugadores de Segovia y uno de Cantimpalos …. y llegamos hasta 23 fichas ¡¡¡

Resulta curioso cómo, ahora, cuando tenemos el mejor campo y las mejores instalaciones de todos los tiempos haya tanta escasez de gente. Quizás sea bueno recordar porqué se le puso al campo el nombre de ‘Los Cardos’, los lanchones de pizarras que florecían por la superficie del terreno, cómo se marcaban el campo con una regadera, cómo los propios jugadores limpiaban los vestuarios, o cómo cada semana se ponían y quitaban las redes cosiéndolas con cuerda (no, no había ganchos como ahora).

Independientemente de los resultados deportivos, luchamos y competimos con otros pueblos de la provincia y estoy seguro que todos vosotros compartís mi opinión de que la experiencia merece la pena.

Todos sabemos que somos un club modesto, sin grandes aspiraciones. Está claro que a todos nos gusta ganar y no siempre salen las cosas como a uno le gustarían. Lo fácil en estos casos es bajar los brazos y dejarse llevar, pero lo bonito del deporte es saberse superar, admitir los errores propios y trabajar como un equipo.


Equipo de fútbol. Temporada 1993-1994

Tras doce temporadas como jugador y haber pasado por todas las posiciones dentro del campo, envidio a la gente que lleva o ha llegado a 20 años. Hablar del equipo es hablar de múltiples recuerdos. Como es lógico he vivido buenos momentos (los deportivos), otros no tan buenos (más de un lunes de agujetas y ampollas) y alguno malo (lesión de rodilla), pero al final me quedo con la sensación de trabajo bien hecho y mi deber cumplido.

Hoy día, más que falta de afición, lo que hay es un tono de desánimo general, de falta de ilusión y quizás también de compromiso personal. Todo lo contrario a lo que necesita un equipo, sea de fútbol o de cualquier disciplina. Hay gente joven, si bien es cierto que cada vez en menor número, pero todos los que estamos en disposición de ayudar deberíamos contribuir a seguir haciendo historia.

Ojalá se recupere pronto el espíritu, esa ilusión perdida en los jóvenes y veamos al equipo durante muchos años. Los resultados seguro que volverán a sonreírnos.

Aproximadamente, una vez cada mes aparecerán en el Telar unas pequeñas crónicas de los partidos disputados.

Pedro Sanz

Bibliotecario, documentalista, gestor de contenidos web, community manager, social media .... en continua formación 'Aprendiz de todo, maestro de nada'

Una respuesta a “Reflexiones de un veterano en el equipo”

  1. Estoy tan de acuerdo con el autor del articulo que solo me cabe pensar en porque los chavales que ahora lo tienen todo no les atrae ir entrenar y jugar.
    ¿Será que no les interesa?¿Será que no son capaces de vencer a la pereza aunque sea para jugar?.
    Solo se que esta actividad no se puede perder porque fue uno de los principios de la asociacion y por ello empezaría a morir el resto de la misma .
    El primer capitan del equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *