Historia

Introducción

Una Asociación es la unión o conjunto de personas o asociados unidos para la consecución de un mismo fin. Pero lo más importante y por lo que destaca una Asociación es por el trabajo altruista de sus socios: jóvenes a los que no les llena lo que les ofrece su entorno, jubilados que no quieren ser aparcados y que todavía tienen mucho que aportar fuera del mercado laboral, y mucha gente que aporta sus conocimientos, tiempo de ocio o su cuota de socio para algo que les motive más que sestear delante de la televisión o tomar una cerveza en el bar.

Nacimiento y consolidación de la Asociación

Una noche de Octubre de 1976 se celebró una reunión en una de las aulas del colegio público de Bernardos. A través de los alumnos mayores del colegio fueron convocados a la reunión los jóvenes del pueblo, particularmente los que iban a estudiar a Coca y Nava. Cada cual expuso sus ideas y opiniones sobre las necesidades socioculturales que había en el pueblo, coincidiendo todos en dos cosas: primero que querían hacer algo que les llenara, lo que fuera, y segundo que no tenían un local ni dinero. Se les propuso crear un grupo de teatro y representar una obra para recaudar fondos. La idea gustó mucho y enseguida salieron voluntarios. Como se necesitaban resultados inmediatos para que la gente se animase, se pensó que lo mejor era representar la obra en Navidad para lo cual hubo que forzar un poco los ensayos. Se eligió la comedia “Nosotros, ellas y el duende”.

Como no había local se hacían los ensayos en la casa de los maestros. Según se iba preparando la obra se pensó que para la representación sería bueno poder contar con el local del “cine Coliseum”. Por este motivo se habló con el Sr. Eusebio Palomo, propietario del local, para proponerle que le dejase para la representación. Él estaba cansado ya del cine y le mantenía abierto más por amor propio que por negocio. Desde el principio hubo buen entendimiento con él, y aquella entrevista fue la primera de una larga serie, que culminaron en la compra del local el día 28 de agosto de 1981.

Para aquella primera representación en el cine se montó el escenario con las mesas del colegio y para el telón se pusieron unas cortinas de la Iglesia. Se hicieron dos sesiones y se recaudó dinero suficiente para acometer otras actividades. Poco a poco se fue ganando la confianza del Sr. Eusebio. Muy pronto, ya en el año 1977, se consiguió llegar a un acuerdo con él para que alquilara el cine de forma permanente, quedando disponible para poner cine, teatro, conferencias, etc. Dio todos los talonarios de entradas que tenía y con eso se estuvo funcionando mucho tiempo.

A medida que se iban realizando actividades iba aumentando el apoyo de los vecinos, tanto de los jóvenes como de los mayores. La gente joven sentía que era eso lo que estaba buscando y los padres veían a sus hijos ilusionados. Unos con el teatro, otros con el fútbol, otros con la música. Incluso se creó la comisión de Tiro al Plato el día 30 de mayo de 1978.

En 1977 se aprobaron unos estatutos de club polideportivo como mero tramite para que el equipo de fútbol pudiera participar en la competición provincial. Para ello el campo se había acondicionado un poco y se habían encargado a Antimo Rujas las primeras porterías de estructura metálica y medidas reglamentarias. Cada día que pasaba se sentía más la necesidad de tener una organización reglada según la legislación vigente que abarcara todas las actividades que ya se venían desarrollando a lo largo del año. Se puso manos a la obra con la idea de fundar una asociación antes de que terminara el año. Se trajeron de Segovia unos estatutos y se hicieron reuniones, unas cuantas noches, en la casa de los maestros para estudiarlos y ver como se podían adaptar a lo que se quería. Cuando se tuvo madurado se convocó a los vecinos a una reunión en el local del cine el 3 de diciembre de 1977. A esta primera reunión asistieron setenta y siete personas y en ella se acordó crear una asociación cultural y deportiva, comenzar la afiliación de socios, elegir una Comisión Gestora y fijar una cuota anual de cuatrocientas pesetas. Se acordó también que la Comisión Gestora fuera la misma que había firmado los estatutos del club polideportivo que estaba compuesta por Pedro de Pablos, Lorenzo Bartolomé, Pablo García, Juan velo y Daniel Postigo. También se acordó discutir y aprobar los estatutos antes de que terminara el año con la participación de todos los socios que se hubieran inscrito en este tiempo. Como parecía importante tener lo antes posible un sello se hizo un dibujo sencillo a propósito, con un castillo, un libro y un balón.

El día 29 de diciembre de 1977 se convocó la primera Asamblea General y en ella se discutieron y aprobaron los estatutos y se acordó por mayoría que la Comisión Gestora, ampliada con un vocal por cada comisión, fuera la primera Junta Directiva de la Asociación Cultural Deportiva “Virgen del Castillo”. La Junta quedó constituida de la siguiente forma:

Presidente
Pedro de Pablos
Vicepresidente
Lorenzo Bartolomé
Tesorero
Pablo García
Deportes
Juan Velo
Cine
Francisco Gómez
Teatro
Melitón Sanz
Fiestas
Ascensión Herrero
Secretario
Daniel Postigo

En esta misma Asamblea, y dada la premura de tiempo, se acordó también contratar con C.B. Films un lote de 36 películas para el año siguiente.

Comenzó la Asociación con un fondo de 19.789 pesetas, que era el superávit de las actividades realizadas desde la representación teatral de las navidades del 76 hasta las navidades del 1977 en que se representó la segunda obra de teatro. En marzo del 77 se celebró un festival de la canción en el “Cine Coliseum”.

Al final de cada año se negociaba con el Sr. Eusebio la renovación del alquiler del cine. A principios del 79 dijo que quería vender el local y que se mirase si la Asociación podía comprarle. No dijo lo que quería por él porque le tenía mucho apego y quizá no estaba muy seguro de querer venderle.

Desde muy pronto la Asociación contó con las simpatías de la mayoría de los vecinos y el número de socios crecía sin parar. Había en Bernardos una sociedad llamada Sociedad de Socorros Mutuos que había nacido a principios del siglo XX y que en 1926 había comprado una casa para su sede en la calle Miguelañez nº 8, en la cual celebraban las asambleas y las fiestas. El día uno de mayo de 1979 estaban reunidos en asamblea todos los socios y habían invitado a la Junta de la Asociación Cultural para el refresco que daban al final de la asamblea. Esta sociedad nació con el fin de ayudarse entre sí en caso de enfermedad o por otras circunstancias que pusieran a algún socio en extrema necesidad. Al comenzar la sesión el Presidente informó de que según el acuerdo anterior de disolución de la Sociedad de Socorros Mutuos por no existir ya las necesidades que la motivaron, se había constituido una Comisión Liquidadora. Al pasar al Orden del Día, en el punto primero, acordaron pagar las deudas que se tenían con unos socios enfermos y pagar los gastos de la fiesta que se estaba celebrando ese día. Una vez liquidadas estas obligaciones quedaban en la caja cero pesetas. En el punto segundo acordaron que “el local de la sede de la Sociedad, del que es propietaria, que se encuentra en la calle Miguelañez nº 8 de esta localidad de Bernardos se done, a todos los efectos, a la Asociación Cultural Deportiva Virgen del Castillo de Bernardos”. La junta de la Asociación aceptó la donación y agradeció la confianza que se había puesto en ella, a la vez que se les proponía a todos los socios de Socorros Mutuos que aceptaran ser nombrados socios honorarios de la Asociación Cultural. Por eso en el punto tercero del acta acuerdan “aceptar la propuesta de la Asociación Cultural de nombrar socios honorarios de ella a todos los socios de Socorros Mutuos que lo deseen”. Nunca ha agradecido suficientemente la Asociación Cultural este gesto de Socorros Mutuos, y fue muy importante sin duda porque ayudó mucho a su consolidación. Esta copia del acta con la firma de todos los socios, que eran 32, debería estar permanentemente expuesta en un cuadro de honor en la sede de la Asociación.

En el año 1979 la actividad de la Asociación era muy intensa. Se habían contratado cincuenta películas, se habían representado dos obras de teatro y se había celebrado el festival en marzo. El equipo de fútbol no participó en la liga provincial por problemas con la Federación Provincial, pero participó con buenos resultados en competiciones alternativas. La revista de la Asociación, “El Telar”, sacó en diciembre su cuarto número.

A principios de 1980, cuando se renovó el contrato, volvió a insistir el Sr. Eusebio en la venta del cine. Ya estaba decidido a venderle y quería dos millones de pesetas por él. Así se expuso en la reunión de la Junta Directiva del día 13 de enero. Pareció razonable lo que quería pero a la vez imposible para la Asociación conseguir ese dinero. Se pensó por primera vez que la venta de la casa podría ayudar a comprar el cine, pero en esa misma reunión de la Junta del día 13 se había acordado organizar la biblioteca en la casa y comprar los primeros libros con las veintiséis mil pesetas que se habían recaudado del último teatro, por lo cual se descartó la idea de venderla.

En este año de 1980 se celebraba la subida de la Virgen. Para la Asociación era la primera “Subida” y se creyó oportuno ayudar todo lo posible a realzar la fiesta. Por eso se organizó la primera Semana Cultural, que se celebró del 17 al 25 de mayo. En ella se organizó una competición de tiro al plato en la zona de S. Roque, se celebró el festival de música que se había aplazado desde San José, en teatro se representó “La Mordaza”, se celebraron competiciones deportivas, exposiciones de pintura y fotografía, conferencia-exposición sobre cerámica, se construyó el primer kiosco y, para cerrar la intervención, se contrató al Nuevo Mester, que estaba en pleno apogeo, para actuar el domingo por la tarde en la pradera del Castillo.

El año 1981 fue el de la compra del cine. En la sesión de la Junta Directiva del 1 de enero y en su punto tercero se dice: “También se habla como proyecto importante de la compra del cine”, y en la sesión del 8 de febrero se lee en el punto tercero: “Posible compra del local del cine”. Se hicieron dos propuestas para la compra, la primera consistía en comprar el local e hipotecarle hasta que se pudiera terminar de pagar, la otra opción consistía en que cada socio comprara una acción de tres mil quinientas pesetas y pedir un préstamo de quinientas mil pesetas para completar los dos millones. Se acordó poner un servicio de bebidas en el cine para recaudar fondos. En la sesión de la Junta Directiva del 15 de marzo se habló de vender la casa de la calle Miguelañez para comprar el cine. Se decidió en todo caso consultarlo con los socios de Socorros Mutuos.

En la reunión de la Junta Directiva del 28 de mayo figura como punto único la compra del cine. Se acordó mandar a los socios una encuesta con cuatro opciones posibles y convocar Asamblea General el 31 de Julio.

El día 3 de julio la junta Directiva se reunió con los socios de Socorros Mutuos. Al principio hubo alguna reticencia por la venta de la casa, pero después de exponer mas detalladamente la idea fue aceptada por todos y se congratularon de que su donación sirviera para comprar el cine que tanto bien haría al pueblo en el plano cultural.

En la Asamblea General del día 31 de julio se dio cuenta de la respuesta masiva de los socios a la compra del cine y a que se hiciera vendiendo la casa. Se suscitó la discusión entre si debía ser con acciones o con bonos. Se acordó mandar una nueva encuesta a los socios para que decidieran entre acciones o bonos.

En la Asamblea General del día 7 de agosto se conocieron los resultados de la encuesta y se acordó cerrar el trato de la compra del cine en dos millones de pesetas, vender la casa en subasta pública con una base mínima de ochocientas mil pesetas, que todos los socios adquirieran un bono de tres mil quinientas pesetas, dar poder a la Junta Directiva para que venda la casa y compre el cine y, por último, firmar un préstamo de quinientas mil pesetas con la Caja de Ahorros para el pago inmediato del cine. En lo que se formalizó el préstamo adelantó el dinero el socio José Llorente Ramos.

El 21 de agosto se subastó la casa y valió un millón ciento dos mil pesetas. El día 25 de septiembre se reunió la Junta Directiva; la venta de la casa y la adquisición inmediata de bonos presentó un resultado tan positivo que la Junta pensó que había fondos suficientes para iniciar las obras de acondicionamiento del cine que consistía básicamente en construir los servicios actuales, el bar, un anfiteatro, una sala de reuniones y biblioteca y un pequeño trastero.

El día uno de mayo de 1982, tras finalizar las obras de acondicionamiento, se inauguró el local con gran satisfacción para todos. Se eligió ese día por ser cuando celebraba su fiesta Socorros Mutuos. Desde octubre de 1976 en que se celebró la primera reunión en el colegio hasta este día de mayo de 1982 en que se inauguró el local ya acondicionado habían pasado más de cinco años de intenso trabajo, de ilusiones, de apoyo y de participación de la mayoría del pueblo. Fueron los años del nacimiento y consolidación de la Asociación Cultural Deportiva Virgen del Castillo como una obra de todos y para todos, de la que nos debemos sentir satisfechos y orgullosos.

Local de la ACDVC
Local de la ACDVC

Un comentario en “Historia

  1. El primer festival de música de folk de Bernardos se celebró en la Escuela. Lo presentaron Pablo García y Ascensión Herrero. Entre otras personas actuó M. Paz Plaza (voz,poemas y guitarra) No recuerdo el año del festival

    El segundo fué en el cine.

    Lo recuerdo perfectamente. Alguien conservará fotos, que por cierto podríamos reunir para avivar nuestra memoria y motivación.

    En la casa de Socorros Mutuos, primer verano una vez cedida por la Sociedad a la ACDVC, se celebró una gran exposición de aperos populares domésticos y de los distintos trabajos y profesiones de Bernardos.
    La colaboración de todos los vecinos fué EXCENLENTE.

    Añoro la ilusión de aquella época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *