Arcos, flores y banderines

Flores hechas a mano

En el traslado de la Virgen del Castillo, desde la Iglesia Parroquial hasta la salida de Bernardos por la Calle Castillo, se instalan un total de seis arcos florales, calculándose que en cada uno de ellos tendrá cerca de 7.000 flores. Además, cada calle del pueblo contará con un sinfín de banderines de múltiples colores y formas, así como de otros motivos decorativos que adornan calles y balcones. Se calculan unos 14 kilómetros de colgaduras con 19.000 banderines. El gasto lo sufragan los propios vecinos, por calles, a escote.

Cuando llega la fiesta aún no hay flores naturales en nuestros jardines, por eso, las señoras, como se ha hecho desde siempre, se afanan en confeccionar flores artificiales (papel y plástico) desde principios de año e incluso antes. Y consiguen unos resultados muy buenos, creando flores delicadas y de gran belleza plástica, que servirán para adornar los arcos que se levantan por las calles donde ha de pasar la Patrona en la procesión de la Subida. Este trabajo se desarrolla con un cierto aire de secreto, pues no les gusta que les copien los modelos. Los hombres se lo toman con más calma, su labor no comienza hasta más tarde. Ellos se encargarán “de levantar los arcos” sobre estructuras de metal o de madera y de poner las colgaduras por las calles.

Arcos año 2010