La música y la danza

Palos de paloteo

Entre las formas de expresión vinculadas a la Subida se encuentra la música y los bailes, reflejados en las jotas procesionales y las danzas de paloteo. Cada Subida supone la actuación de músicos que interpretan piezas tradicionales y la puesta en escena del grupo de paloteo en su más importante función, después de una larga preparación.

En el testimonio de la procesión que llevó la virgen de la ermita en 1863 se dice que “…se improvisaron infinidad de danzas de hombre casados y solteros y chicos y mujeres y mozas que se puede decir que toda la procesión desde el pendón hasta las andas todo eran danzas a cada instante paloteos y hacían castillos …

El grupo de paloteo está formado por gente joven, chicos y chicas que van de los 13 a los 35 años. Gente nueva y algún veterano procedente de anteriores subidas. Desde el año 2007 está a cargo del mismo Jesús Bartolomé y cuenta como dulzainero principal al reconocido Mariano Ramos (Maete).

Los danzantes bailan y hacen sonar sus palos delante de la virgen al son de la dulzaina castellana, interpretando jotas tradicionales y otras de creación propia. El grupo de paloteo de Bernardos a diferencia de otros grupos de la misma índole, destaca por su puesta en escena, ya que la ejecutan 16 personas, 8 chicos y 8 chicas, cuando tradicionalmente solo suelen ser 8 chicos

Repertorio:

El Pajarillo
El Trébol
El Pastor
El Malagón
La Alegre
La Marcha Real
La Retirada
El Espartero
El Riquitrún
El Cordón o Tejido de Cintas
Isabel de Borbón
Adiós Bernardos
Aragón y Cataluña
Arco de Honores

Finalizada la fiesta, el grupo de paloteo se desintegra total o parcialmente, aunque en los últimos años ha mantenido su actividad con varias actuaciones.