Andrés (elegía a una buena persona)

Mirada franca. Sincero.
Hombre de una sola pieza.
Acreditar tu grandeza
y tu integridad, requiero.

Tardaremos en caer
en la cuenta de tu ausencia;
pues tu entrañable presencia,
olvidarla es no poder.

Esa imagen imborrable
de tu caminar lastrado.
De tu duda razonable…
Culto. Discreto. Educado.

Tus sanas curiosidades.
Tu lucha sorda y tozuda
frente a las adversidades.
Entrega limpia. Desnuda.

Sabio. Humilde en tu quehacer.
Risa fresca. Contagiosa.
Y esa tu forma de ser:
confiada y animosa.

Sufriste para vencer
tu dolencia personal.
Tus hijas y tu mujer
siempre atentas a tu mal.

Segovia te enamoraba
-su cultura, tus paseos…-.
Y su entorno te colmaba
de ilusiones y deseos.

¡Lucen coronas de flores
Nueva Segovia, el Parral,
el Eresma y el Clamores,
Juan Bravo y la Calle Real!

Te lloramos consternados.
Tu muerte nos sorprendió
por traidora. E indignados
porque… ¡ni tregua te dio!

Urdió un golpe vil, brutal
-con taimada alevosía-
donde más daño te hacía
esa guadaña mortal

La dura y cruel realidad
nos privará –en adelante-
de tu tan cordial talante.
De tu generosidad.

Recibe este adiós postrero,
dondequiera que tú estés.
Para todos fuiste, Andrés,
amigo, guía, hospedero…

D.E.P.

PARA ANDRÉS CERRACÍN ARRANZ (El “Niño” de la peña “Los Vampiros”)
Luis Arranz Boal (Sabadell)

Pedro Sanz

Bibliotecario, documentalista, gestor de contenidos web, community manager, social media .... en continua formación 'Aprendiz de todo, maestro de nada'

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.